La campaña de promoción ha repetido mismo afiche que el de ‘Contratiempo’: sugerir bastante y no mostrar casi nada. Aunque también para aquella era un thriller de misterio a lo Hitchcock y eso llama bastante. Aquí parece una historia fantástica que esconde algo más, por tanto un concepto a priori bastante más abstracto y algo menos comercial. Y pese al considerable nivel de promoción tal vez ese juego de sombras no arrastre a mucha gente a la sala. Pero estamos ante una película que es digna de ver. Al menos una vez.

Nos hallamos ante una suerte de ‘Frequency’ cruzado con ‘Deja Vu’ y ‘El efecto mariposa’. Pero sin ser tampoco un plagio descarado. Mejor no saber mucho de la trama (eso implicará no poder desgranar mucho la cinta en la crítica). Pero aunque seas reacio a entrar en las teorías y explicaciones complejas de la misma, el ritmo y el guión se las ingenian para meterte en la trama.

Personalmente puede que me quede mas con ‘Contratiempo’ -cuanto más la reviso, más me gusta y me atrapa-. Pero Oriol Paulo es un director muy a seguir en el panorama actual. Uno que sabe a sacar una historia de las enrevesadas adelante y a poner a un equipo de actores a interpretar sin caer en el ridículo desmedido. Por supuesto que los giros de guión se suceden tan rápido que rompen la incredulidad a veces. Pero ahí está la magia del cine. Y mas en tiempos tormentosos de conexiones imposibles.

Deja un comentario