Ya valoré esta película cuando la vi en verano. No pensaba hacer una crítica porque usuarios y compañeros como Charles ya habían escrito una muy digna y muy coincidente con mi valoración. Pero lo que de verdad me parece aberrante es que una película así no se haya estrenado aún es España de una forma u otra -preferiblemente en cine antes que en Blu Ray u otro formato doméstico-. Me parece mentira que películas como ‘Fast & Furious’ o ‘Piratas del Caribe’ cuyas secuelas ya comienzan a atragantarse a más de uno ocupen tres de las diez salas de un multicines y una joya del entretenimiento como ésta aún no haya llegado a nuestras salas. Si no es por festivales principalmente (como es mi caso), no hubiese podido verla jamás.

Leigh Whannell se ha coronado con esta cinta (de Blumhouse, por lo que me extraña aún más que no haya llegado a España de forma oficial aún, teniendo en cuenta el flujo de películas suyas que nos llegan sin parar: la última, sin más dudas, la de ‘La noche de Halloween (2018)’). A nivel argumental, a nivel estético y a nivel de dirección. Todo lo que lleva cultivando desde ‘Saw’ e ‘Insidious’ lo termina de explotar hasta la cima aquí.

Sin robar más tiempo, sólo pretendo poner mi grano de arena para elogiarla y dar un tirón de orejas a los distribuidores para que alguien se haga con ella de forma inmediata porque se lo merece. Entretenida, combinando lo mejor de películas recientes del género como ‘Ex Machina’ por ejemplo, resultando mejor que otras de gran presupuesto y ambición como ‘Venom’ -cuya idea es similar a esta, hasta tenemos aquí a un Logan Marshall-Green en su salsa muy parecido a Tom Hardy-, de empaque visual espectacular para ser de bajo presupuesto y culminando con un final sorpresa enorme.

Deja un comentario