No creo que fuese una secuela que necesitara, pero desde luego es una de las más sorprendentes que he presenciado en bastante tiempo. Más en estos tiempos actuales de refritos y contar otra vez más lo mismo. Si por algo aplaudo a esta secuela es precisamente por ser diferente y desafiar las expectativas (sobre todo en su tercer acto). Puede que no sea algo extraordinario, ni que tampoco sea exactamente ese soplo de frescura diabólica que la primera ‘Sicario’ fue. Pero esta película es una expansión/complemento perfecto y prácticamente a la misma altura que aquella a mi parecer.

Benicio Del Toro and Josh Brolin star in SICARIO 2: SOLDADO.

Mucho he oído que si la falta Emily Blunt la pesa mucho. Que si el estilo de Villeneuve no es comparable al de este Sollima. Que si la banda sonora ya no será lo mismo debido al triste fallecimiento del gran Jóhann Jóhanssonn… Pues bien, habiéndola visto: Blunt es una actriz enorme, pero en ningún momento la he echado en falta en esta historia (pues esta ‘El día del soldado’ es precisamente eso: otra historia y tampoco es que haya hueco para ella). El nuevo director respeta el lenguaje y la elegancia visual de la anterior, pero le imprime su propia personalidad y estilo -lo cual es de agradecer, demuestra que no es un director de encargo-. En todo momento estas tan maravillado como en suspense, admirando el paisaje y la composición visual así como mirando para los lados a ver de donde proviene la amenaza (la emboscada en el desierto es un ejemplo perfecto de ello). Y la banda sonora respeta el código de la original: no ser música al uso, sino representar una amenaza durmiente pero presente que va en aumento hasta acelerar nuestras pulsaciones al límite.

Del Toro y Brolin (este último en su año más pletórico hasta la fecha, demostrándolo con gusto) llevan la película sin problemas. Mención aparte la gran sorpresa de la película: Isabela Moner. Sus personajes mantienen su linea y evolucionan con la trama mostrando a los espectadores lo que se esconde bajo su coraza (al tiempo que solidifica dicha coraza por culpa de las peligrosas decisiones tomadas en la cinta). El pulso narrativo es constante hasta en los momentos más lentos y dichos momentos lentos no son utilizados para nada en vano sino para penetrar aún mas en la cabeza de Del Toro y su hipnótico Alejandro -así como para desarrollar cierta historia secundaria de un incipiente sicario llevado por malas manos cuya adhesión a la trama principal hará saltar chispas-.

El guión tal vez no sea tan hiperrealista como el de la anterior, tal vez sepas en los dos primeros tercios por dónde van a ir los tiros buena parte de las veces y tal vez pueda tomarse ciertas licencias en virtud de la intensidad del momento (así como también pueda recordar esquemáticamente a películas recientes como ‘Logan’ o no tanto como ‘Peligro Inminente’ con la manipulación gubernamental para ganar las guerras, aunque esta es mucho mejor y mas intensa que aquella). Aunque en ningún momento roza lo fantasma o lo absurdo (prueba de ello es el valiente tercer acto y ese brutal epílogo que nos deja al borde del asiento).

Valoración
Buena
65 %
Artículo anteriorEuphoria: Cuando las campanas te hacen partir para siempre
Artículo siguienteLa categoría es… “POSE”

Deja un comentario