Sólo habrá un ‘Jurassic Park’, el de Spielberg. Como bien dice el personaje de Bryce Dallas Howard en la película, el impacto de ver a los dinosaurios por primera vez y creer en ese milagro es incomparable. Por tanto, o estas nuevas películas eran tremendas o estaban condenadas a resultar “inferiores” con cariño. Esta ‘El reino caído’ por desgracia no es una excepción. Arranca con una primera mitad bastante regular y tibia a mi gusto -parece más hecha de encargo-, pero el subidón de su segunda mitad (donde Bayona parece haber metido mano de verdad) justifica la entrada y el estar a la altura de la anterior aunque haya cosas que no me terminen de convencer (la trama de la niña entre otras es estimable y no molesta -es tal vez lo más Bayona de la película para mí-, pero cuando se revela un secreto de su persona, se siente más como un pegote impactante antes que como una conclusión natural de su personaje tal vez al no dedicársela más tiempo).

Estamos en una era de guiones pasables y ultra comerciales. Las justificaciones ambientales, políticas y hasta humanistas que Spielberg presentaba gracias a sus personajes en la original se ha sustituido ahora por una sucesión de diálogos explicativos que hacen las veces de trampolín para tramas rimbombantes que si bien son llamativas tienes que tragarte su justificación sí o sí y parecen hechas más para poner a los protagonistas en peligro más que para otra cosa (el rescate en la isla, el momento subasta, que la seguridad de la misión sea tan torpe en determinados momentos, la justificación de crear un nuevo tipo de dinosaurio). Yo quería que me gustara de verdad esta película. Por lo que sé que Bayona es capaz de hacer y por lo que cuesta hacer una película así. No obstante se queda en un entretenimiento que ameniza las dos horas, pero se queda en la sala una vez el espectador ya se ha ido.

Valoración
Sólo entretenida
50 %
Artículo anteriorPerturbada: Soderbergh entrega otro ejercicio de estilo irregular
Artículo siguienteHereditary: No necesita comparaciones con otras películas clásicas

Deja un comentario