Aún me sorprende la poca repercusión que está teniendo esta miniserie de la BBC americana, de la cual la distribución en España se encarga HBO y que ya ha renovado para una segunda temporada.

Basada en las novelas de Luke Jennings y creada por Phoebe Waller-Bridge, este thriller nos cuenta la historia de una asesina a sueldo, una sicaria con evidente trastorno de psicopatía, que viaja a lo largo del continente europeo cometiendo crímenes, sin relación aparente entre ellos y ejecutados de diferentes formas.

La relación entre ellos es detectada por la agente especial del MI5 Eve Polastri (Sandra Oh), comenzando así la persecución y la obsesión por la asesina en serie.

Pero en una fijación en ambas direcciones, porque al descubrirse rastreada por la agente, Villanelle (Jodie Comer) comienza a jugar al “atrápame si puedes”, sintiéndose fascinada por la inteligencia de Eve.

 

Es increíble la manera en la que atrapan estas dos protagonistas, que lideran la serie hacia un resultado brillante con sus interpretaciones. El guión es estupendo, para nada predecible, y revelándonos justo a tiempo lo que queremos y necesitamos saber de estas dos mujeres.

Los capítulos tienen un ritmo ideal, y están repletos de un humor negro que personalmente me recuerdan al de Utopía, y que echo tanto de menos en las producciones televisivas.

Aparte, podemos ver a Kim Bodnia, arrastrando la misma expresión facial que en Bron/Broen. Lo cual, en lugar de enfurecerme, me hace esbozar una sonrisa.

En conclusión, no os perdáis este thriller atípico, porque es muy divertido y original.

1 comentario

Deja un comentario