El nuevo film del director argentino radicado en Francia ha recibido críticas muy positivas tras su preestreno en Cannes 2018.

En esta ocasión nos brinda un thriller psicológico, donde veinte amigos se concentran en un internado en desuso ubicado en mitad del bosque para realizar durante tres jornadas los últimos ensayos de danza urbana, pues todos son bailarines. Al finalizar, festejan con una celebración alrededor de una fuente de sangría (la cual se intuye de vital importancia en el desarrollo de la narrativa según el trailer).

No es de extrañar que el director de “Love” e “Irreversible”, entre otras, nos traiga una obra de desasosiego, angustia y con gran contenido explícito, tanto violento como sexual. Tendremos que esperar a su estreno para comprobarlo. Por ahora nos ilusionaremos con este adelanto tan provocador.

Deja un comentario