El pasado 22 de noviembre Netflix estrenó lo que sin duda se convierte en una grata sorpresa a finales de este 2017 y lo que creo es una de sus mejores producciones, Godless.

Es una miniserie de 7 capítulos, con distinta duración, dirigida por Scott Frank y producida por Steven Soderbergh.

Nos cuenta la persecución de Roy Goode por parte de Frank Griffin y su banda. En esta huida del que anteriormente fue su protector, Roy se refugia en un rancho en La Belle, Nuevo México.

Hasta aquí todo normal, western al uso. Y lo es. Sólo que tienen una particularidad que lo hace asombrosamente especial: La Belle está habitada casi exclusivamente por mujeres, ya que la mayoría de los hombres murieron en un accidente en la mina dos años atrás.

La serie incluye todas las características que tiene un buen western: la venganza como fuerza motora, un sheriff venido a menos, y un villano muy temido.

La magia de este western es cuestión es poder ver cómo los roles de género son totalmente evidenciados y cuestionados. En La Belle son ellas las que deben empuñar los rifles, defender su economía, tomar decisiones, y era algo totalmente aceptado, siendo incluso algunas de ellas figuras de autoridad en el pueblo. Así nos dice: hey, sabemos y podemos, no tenemos porqué no hacerlo. No necesitamos a nadie que nos proteja, ni nos alimente. Es maravilloso el alegato feminista.

Además toca temas tan trascendentales como la religión, la paternidad, pérdida de identidad, relación con los animales. Todo está unido. Todo tiene sentido. Las conversaciones fluyen para dar forma al resultado final.

El guión es soberbio, dándole a la trama, ya por si consistente, la autenticidad y frescura necesarias. Todos los personajes son memorables, no hay ninguno que moleste o sobre al verla. Todos cumplen su función.

Las interpretaciones son imponentes, destacando a Jeff Daniels, cuyos discursos y mirada hielan la sangre y a Merrit Weaver.

Acompaña también una fotografía impresionante, no sólo en las escenas de interior iluminadas con poco más que unas velas, sino en los exteriores, ofreciéndonos unos espectaculares paisajes.

La banda sonora, compuesta por Carlos Rafael Rivera, está hecha a medida de la serie. La pieza que hace que todo el puzzle encaje.

Deja un comentario