Algunos papeles exigen que sus protagonistas sufran cambios radicales de peso. Hay actores y actrices que están dispuestos a llegar al extremo y adoptar algunos hábitos poco saludables para conseguir ese propósito. En Hollywood hay multitud de ejemplos, y en este artículo vamos a repasar algunos de los más increíbles.

 ANNE HATHAWAY (LOS MISERABLES

Anne Hathaway ganó el Oscar por su papel de Fantine en Los miserables, pero no fue un camino de rosas. Además de afeitarse la cabeza, tuvo que perder un total de 11 kilos, 4,5 antes y el resto durante el rodaje. Para llevar hasta el límite la caracterización de su personaje y reflejar la que se suponía era Fantine, una mujer desesperada y hambrienta, decidió pasar hambre y comer exclusivamente un poco de pasta de avena todos los días.

 CHRIS HEMSWORTH (EN EL CORAZÓN DEL MAR

Cuando pensamos en Chris Hemsworth lo primero que se nos viene a la cabeza es su papel en Thor, cinta en la que interpreta al musculoso príncipe heredero de Asgard. Sin embargo, pocos años después tuvo que perder todo el músculo que había ganado para prepararse para un papel en la película de Ron Howard En el corazón del mar, basada en la historia real de un barco ballenero naufragado por una ballena gigante. Es el cuento que realmente inspiró a Herman Melville a escribir Moby-Dick.

Chris perdió 15 kilos en sólo 4 semanas comiendo únicamente 500 calorías diarias de huevos cocidos y ensaladas.

 MATT DAMON (HONOR A LA VERDAD

A pesar de que era un papel secundario, Matt Damon tuvo que perder mucho peso para interpretar a un soldado adicto a la heroína en la película Honor a la verdad. Fueron aproximadamente 18 kilos haciendo una dieta que consistía en comer únicamente una comida al día, casi siempre pechuga de pollo, y corriendo cada día 21 kilómetros.

 

 MATTHEW MCCONAUGHEY (DALLAS BUYERS CLUB

Dallas Buyers Club supuso un auténtico desafío para Matthew Mcconaughey. Tuvo que interpretar a un hombre extremadamente delgado diagnosticado con SIDA. Perdió 17 kilos sin apenas comer y haciendo mucho cardio. Al final tanto esfuerzo valió la pena, porque se acabó llevando el Oscar.

 NATALIE PORTMAN (EL CISNE NEGRO

Durante el rodaje de El cisne negro de Darren Aronofsky Natalie Portman conoció a su actual pareja, el coreógrafo de los bailes Benjami Millepied, con quien tuvo dos hijos. Sin embargo, tuvo también que pasar por un calvario para interpretar el papel que le daría un Oscar. Por exigencias del guión, Portman necesitaba el cuerpo de una bailarina y acabó perdiendo 9 kilos. La ya de por si pequeña actriz se quedó extremadamente delgada, preocupada por el riesgo de poner su salud en peligro. Sólo comía almendras y zanahorias para los ensayos de baile de 8 horas. Afortunadamente, después del rodaje recuperó rápidamente su peso y quedó embarazada de su primer hijo.

 LILY COLLINS  (HASTA LOS HUESOS

La hija de Phil Collins tuvo que interpretar recientemente a una anoréxica en una de las últimas películas de Netflix. Lily se enfrentó a su pasado, pues fue víctima de esta enfermedad años atrás y perder tanto peso fue un auténtico reto. Perdió casi 10 kilos durante el rodaje, y asegura que el trastorno alimenticio que sufrió en la adolescencia fue culpa de su padre por un duro divorcio.

 JARED LETO (DALLAS BUYERS CLUB

No sólo Matthew McCounaughey perdió un montón de kilos en Dallas Bullers Club. Jared Leto, también protagonista de la cinta y que ya está acostumbrado a los cambios radicales de peso, interpretó a una mujer trans adicta a las drogas. Perdió la alucinante cifra de 50 kilos y tuvo que recibir atención médica. Estuvo varios días sin comer nada.

 ANTONIA CAMPBELL-HUGHES (3096 DÍAS

Para dar vida a Natascha Kampusch, la joven austriaca que fue secuestrada por su padre y encerrada en un sótano durante ocho años, Antonia Campbell-Hughes perdió más de 10 kilos y durante el rodaje de la película se rompió un tendón y se fracturó una costilla por su extrema delgadez.

 CHRISTIAN BALE (EL MAQUINISTA

Mucha gente conoce más El maquinista de Brad Anderson por el cambio de peso de Bale que por haberla visto. Para interpretar el papel de un empleado de una fábrica que padece desde hace un año un grave problema de insomnio los productores buscaban originalmente a un actor pequeño y delgado. Sin embargo, Bale estaba muy interesado en el papel y para demostrar que su perfil también encajaba perdió casi 54 kilos. Para recuperar volumen y músculo para el Batman Begins de Nolan reconoce que comió muchas pizzas y helados.

 ADAM DRIVER (SILENCIO

La serie de HBO Girls lanzó a la fama a Adam Driver. Desde su papel en la premiada serie de televisión, su carrera ha progresado mucho y ya se le puede reconocer por  ser Kylo Ren en Star Wars: El desperar de la fuerza o por su extrema delgadez en Silencio de Martin Scorsese. El actor perdió nada más y nada menos que 13,5 kilos antes de la producción y otros 9 durante el transcurso del rodaje. Con el fin de mantener su energía y seguir bajando peso, empezó a tomar diuréticos y apenas podía conciliar el sueño porque se despertaba constantemente para ir al baño.

Deja un comentario