WARNING: Embargoed for publication until 00:00:01 on 03/12/2015 - Programme Name: And Then There Were None - TX: n/a - Episode: n/a (No. 1) - Picture Shows: Fred Narracott (CHRISTOPHER HATHERALL), General Macarthur (SAM NEILL), Philip Lombard (AIDEN TURNER), Dr Armstrong (TOBY STEPHENS), William Blore (BURN GORMAN), Judge Wargrave (CHARLES DANCE), Vera Claythorne (MAEVE DERMODY) - (C) Mammoth Screen - Photographer: Robert Viglasky

1939. Ocho personas son invitadas de manera extremadamente misteriosa a pasar unos días en la isla de Soldier. Cuando llegan, los anfitriones, los señores Owen, están ausentes. En su lugar los reciben unos desconcertantes y recién contratados sirvientes.

¿Qué tienen en común estos extraños? Están acusados cada uno de ellos de haber cometido un asesinato, como así se encarga de hacerles saber el gramófono que suena durante la primera cena en esta casa. Eso, y que pronto empezarán a aparecer asesinados ellos mismos al ritmo de una vieja canción infantil.

Éste es el punto de partida de “Diez negritos” (And Then There Were None), miniserie producida por la BBC en 2015 con motivo del 125 aniversario del nacimiento de una de las autoras que más ha aportado al universo detectivesco y del thriller, Agatha Christie.

La responsable de la adaptación de este clásico es Sarah Phelps, conocida por sus también adaptaciones para televisión de Oliver Twist y Grandes esperanzas.

La historia, dirigida por Craig Viveiros, consta de tres episodios de 60 minutos cada uno y nos ofrece unas magistrales interpretaciones de algunos actores ya sumamente conocidos como Charles Dance (Juego de Tronos), Toby Stephens (Black Sails) o Sam Neill entre otros.

¿Por qué considero necesario hablar de esta miniserie? Dos motivos de peso me conducen a ello.

El primero es que en esta época dorada de series, en las que algunas de muy dudosa calidad triunfan, me parece una injusticia que pequeñas joyas como ésta pasen desapercibidas.

El segundo, que también en estos tiempos donde parece que las únicas aportaciones al género de suspense sean, en ocasiones, giros de guión inesperados y absurdos, donde los trailers mienten o destripan, una vuelta al misterio clásico puede resultar refrescante e incluso algo innovador. Y así resulta en este caso. Con una premisa tan sencilla se construye una historia de intriga tan brillante.

Aprovechando el macabro juego de eliminación de los invitados, entramos en la paranoia de los protagonistas, sentimos su pánico, sus temores. Y es que es realmente abrumador el resultado de este pulcro rompecabezas, convirtiéndose en ensayo sobre la justicia y la culpabilidad. Una puesta en escena y una trama muy teatral, que hace que los amantes del misterio mantengan el interés hasta el minuto final.

Deja un comentario